Reproductor

lunes, 27 de febrero de 2012

Un Ángel...

Ángel que veo en sueños, hace tiempo que te cansaste de tu vuelo.

Tus alas le pesan al cuerpo, te agrietan el alma… Deseas perder el peso, descender de los cielos, cambiar tu divino cuerpo por uno de carne y huesos…

Fue tu sueño, fue tu decisión, perdiste la memoria…

El cambio se realizo…

Caminas entre nosotros, desapercibida, No recuerdas nada de tu anterior vida… Pero yo, mi hermosa amiga, me he dado cuenta, eres un ángel y a mí, no me cuentes mentiras……

 He visto la luz de tu alma, tu aura brilla… Puedo sentir la ausencia de unas alas dibujada en tu sonrisa… Insisto, eres un ángel, yo lo he visto, ¿Qué no lo recuerdas? No te preocupes, yo te lo digo…

Permíteme decirte que quien te tenga a su lado será afortunado, que sentirá en su corazón la gracia de un milagro…

Por suerte, yo soy afortunado… presumo de tu amistad,  de todo cuanto me das… Pero hazme un favor… Hazme caso… Recoge tus alas, vuela por el cielo, muéstrale al mundo que los ángeles existen…. Y no solo en sueños...


La vida te ha golpeado de nuevo… Y quiero que sepa,  que aquí, siempre tendrás mi ayuda…

Para ti Laura. 

Por Tyr valhalla 26/02/12


lunes, 20 de febrero de 2012

Laberinto

 Perdido en este laberinto….

La conciencia ha cerrado su puerta, encerrando las risas que me quedan... Derribando la única salida existente en estas tinieblas, sin poder controlar las emociones que se hacen cada vez más débiles…

Hoy no quiero sonreír… Este laberinto no me deja sonreír.


Por Tyr-valhalla 20/02/12

lunes, 13 de febrero de 2012

El árbol rojo: prologo y capitulo uno.

Bueno, hoy es el día en el que voy a publicar, por primera vez, un relato online (este sera de terror)
Ya había escrito antes relatos pero nunca los he publicado.

Hoy mientras me tomaba un café en un bar, me vino a la cabeza una historia… y me gustaría mostrárosla…

Los primeros capítulos no serán muy interesantes, pero os prometo que después… os sorprenderá.  Os presento…

El árbol rojo:

                                                        Prologo:

Me llamo Héctor y os voy contar una historia...

Soy un chico corriente, ni alto ni bajo, ni feo ni guapo, soy bastante común la verdad. Dicen que tengo unos ojos bonitos, de color negro, muy profundos. Soy una persona muy complicada, no hablo mucho, ni me molesto en hacerlo. Tengo quince años y vivo con mis padres, en una casita en un acogedor barrio de Sevilla… pero bueno, eso no importa, Lo que importa es el lugar donde paso la mayoría del tiempo y donde comenzó todo…Mi escuela.

Estudio tercero de secundaria en una escuela privada de bastante renombre, llamada ‘’ el árbol rojo’’. Una escuela bastante popular, muy lujosa y cara. Mis padres estaban decididos a que yo entrara en esta, pero me abría gustado algo más clásico.

 E tenido una vida bastante normal, sin interesarle a alguien, siempre en la oscuridad, hasta ese día…

No recuerdo como paso, ni como ocurrió, solo recuerdo el lugar donde la vi, ese árbol de hojas rojas, símbolo y estandarte de mi escuela.

                                             Capitulo 1: Ella

-          ¡Ey!... ¡Hec! ¡que te duermes! – dijo Juan golpeándome en la espalda.

Me despierto en mi pupitre algo confuso.

¡Como llegue ‘’ el cabeza’’ te vas a cagar! – me advirtió.

Lose, lose…. Podrías ser algo más delicado hombre… que e dormido un par de horas por culpa de las matemáticas – le dije a Juan.

¡Si es que eres una marmota! ¡Llevas unas semanas que pareces un zombi tío! – me decía a carcajada limpia.

¡Deja de burlarte de mí! – conteste indignado.

Juan… mi mejor amigo, bueno, si es que se puede definir como tal. Es con la persona que mas hablo y trato en toda la escuela… supongo que es lo más parecido que he tenido a un gran amigo.

Su historia es bastante triste, sus padres lo abandonaron con solo siete años. Dicen, que eran drogadictos y no se sabe el porqué, pero sin dar explicaciones, se fueron y nunca más volvieron, tampoco se sabe el porqué desde entonces, Juan, no ha dejado de sonreír. Ahora vive con sus abuelos, es feliz… o eso parece.

¡¿Deja de mirarme?! ¡Si ya sé que te gusto picaron! – bromeaba Juan.

Es un chico menudo, pelo rizado y largo, piel clara y ojos castaños. Es bastante alto para su edad, mide un metro noventa y ocho con solo 14 años, yo mido uno sesenta y dos y soy mayor que el…

Es el más popular de la clase, bastante alocado y muy hablador. No es muy listo, pero tiene un gran corazón… vamos… todo lo contrario a mí.

No sé porque habla tanto conmigo y esta todo el rato recordándome que soy su mejor amigo… hace que me sienta como su hermano mayor, es una sensación… rara y especial.

Venga, espabílate, que como te pille este durmiendo…. ¡No veras en un tiempo la luz del sol! – me decía mientras me abofeteaba amistosamente.

Vaaaale… pero deja de pegarme anda – conteste.

¡Tíos! ¡Que viene el cabeza! – nos advirtió Iván desde la puerta.

Shhh, shhh que viene, que viene… shhh, shhh que viene, que viene – cantaba Juan.

No tíos, enserio… ¡que viene!

¡Vale vale! … que plasta por dios. ¡Hec! Nos vemos luego hermano – me dijo Juan ofreciéndome su puño.

Eso está hecho tío – conteste chocando mi puño contra el suyo  antes de que saliera pitando a su pupitre y se sentara.

Callarse, callarse… - ordeno Iván desde su pupitre, justo a mi lado.

Yo estaba pegado a la ventana, podía ver a todos mis compañeros que son cuarenta y cuatro. La escuela, por suerte, era mixta, aunque en mi clase había más chicas que chicos. Siempre me llevaba horas y horas contemplando a victoria, la chica que me gustaba, la más popular de la escuela, o mirando por la ventana. Desde ella  podía ver el patio, la cancha de baloncesto, la de futbol,  la casita del conserje, los jardines... y por supuesto, el estandarte y símbolo de nuestra escuela, ese árbol de hojas rojas.

El cabeza entraba en el aula con gesto indiferente, echaba un ojo a toda el aula y se sentó en su mesa con aires de grandeza.

El cabeza, el profesor de matemáticas, es un hombre extraño, siempre serio que vestía igual que mi abuelo, pero él no tenía más de 50 años.  Siempre observándonos como si fuéramos ganados,  mirando con sus ojos grises, atreves de sus gafas. Lo reconozco…me da bastante miedo.

 Juan le puso de mote el cabeza porque, una vez, comento la historia de su triunfal nacimiento…dijo que desgarro a su madre, porque ya entonces, su cerebro estaba muy desarrollado y tenía una buena cabeza…
Buenos días…

¡Buenos días! – respondimos todos al unisonó.

Bueno, no perdamos mucho tiempo, coged y separaros de vuestros compañeros, no sé si os acordáis de que hoy hay examen.

¡¿Pero qué dices?! – saltaron indignados un grupo de chicos.

Tss… que mal – dijo victoria mientras sacaba un boli de su estuche.

Que hermosa es. Su cabello a media melena color oro esos ojos azules… y que labios, de un color rojo vivo…estaban dibujados por un artista. – suspire sin poder evitarlo mientras la observaba. Quien pudiera besarlos.

El uniforme de la escuela le quedaba de maravilla. Camisa blanca, corbata roja, chaqueta roja igual que el color de aquel árbol, mini falda blanca con acabados en rojo, y medias de color negro. Tenía un cuerpo hermoso, y el símbolo de la escuela, ese árbol rojo, sobresalía gracias al contorno de su pecho…

¿Que miras Héctor? – me pregunto victoria.

Me sonroje.

¡Nada, nada! Andaba pensando. Solo eso. – conteste con una sonrisa.

Me miro extrañada y siguió con lo suyo.

Haber señores, dejad de hablar y poneros a ello ¿no?

El cabeza repartió el examen a todos los alumnos y volvió a su mesa.

Tenéis una hora para hacer el examen, después, los retirare. Suerte.

Cogió un periódico, apoyo sus piernas en la mesa y lo abrió. No creo ni que lo estuviera leyendo, lo que quería es no vernos las caras.

Bajo la vista y miro mi examen… No entendía nada, nada de nada…. ¡me lleve toda la noche estudiando y no entendía nada!...

Eche la cabeza  hacia atrás y mire el techo. Todo me pasa a mí…

Héctor… haz el examen – me amenazo.

Perdone.

De nuevo la vista al examen. Intento hacerlo, pero no puedo, me es imposible. No puedo…

Mire el examen de Iván de reojo… pero estaba igual que yo.

¡Héctor! Tu examen.

Sí señor.

No sé en qué pensar…bueno, me distraeré mientras tanto. Decidí mirar por la ventana un rato, como siempre hago.

Vi un grupo de chicos jugando al baloncesto, eran bastante buenos. Un par de chicas chismorreaban mirando a uno de los jugadores, creo que era José de cuarto. Muy popular también. También vi al conserje recogiendo las hojas del árbol rojo….

El conserje, un anciano muy amable con todos, trabajador y atento.  Su rostro transmitía paz y tranquilidad, me parece muy agradable hablar con él.

Siempre iba con el mono de la escuela, de color azul oscuro, estaba lleno de bolsillos. En ellos llevaba de todo, cuchillos, tijeras, herramientas variadas, hasta insecticida… como yo le decía a Juan, preparado para el combate…

Observando al conserje me di cuenta de algo… algo que me extraño.

A espaldas del conserje, una chica con pelo largo, rojo como el fuego lo observaba, mientras este trabajaba.
Aparte la mirada de la ventana y mire a mí alrededor. Todos mis compañeros estaban con las cabezas clavadas en los exámenes. Volví a mirar…

La chica, que nunca la había visto en mi vida, llevaba el uniforme del colegio. Supuse que sería nueva.
Iván.

No contexto.

Iván….

¡Iván!

Iván me miro y pregunto susurrando. ¡¿Qué pasa?!

Tío. ¿Sabes si ha entrado una chica nueva?

¿Pero qué dices Héctor? Haz el examen anda, que te van a regañar.

¡Pero…!

Volví a mirar a la ventana y la chica ya no estaba.

¡Héctor! Te lo advertí. Vete al patio...

¡Pero…!

¡Al patio! – dijo el cabeza enfadado, mirándome con esos ojos grises llenos de desprecio.

Está bien, lo siento. – me disculpe

Me levante, cogí mis cosas y fui a la puerta.

Mis compañeros me miraban con desprecio, Juan, al fondo, me hizo unos cuernos y me guiño un ojo. Le sonreí, asentí, y Salí del aula.

Por suerte, nuestras aulas, que utilizábamos 6, estaban en la planta baja. Aunque eran las últimas de toda la planta. Esta escuela tiene seis plantas y no tiene ascensor. Por cada planta, hay 20 aulas, una locura vamos. Parece una universidad y eso que es una escuela de primaria y secundaria.

Comencé a caminar en busca de la puerta del patio. Siempre pensé que el pasillo era infinito… parecía que nunca se acabaría, pero como es normal, tarde o temprano, llegaba a su fin.

Era muy lujoso, las cortinas, de un color rojo intenso, moqueta de terciopelo rojo, cubierto de de cuadros de antiguos profesores y directores del centro decorados con pasta de oro.

Que excéntricos por dios… - dije en voz alta.

Hablando de los cuadros, siempre recuerdo uno de ellos. Era de una antigua directora del centro, de pelo castaño y rostro severo, tendría sus 60 años cuando murió, recuerdo ese cuadro, porque sus apellidos estaban borrados. Su nombre no. Se llamaba maría… a veces parecía que te podía ver.

Sentí un escalofrió y seguí andando.

Llego a la puerta del patio. Aunque estábamos en otoño, hacia un sol la mar de agradable…

Disfrute del sol en la puerta y Salí al patio. Vi a los jugadores de baloncesto descansando en una parte de la pista. Todos tirados en el suelo. Sonreí y seguí andando en dirección al árbol rojo.

A mitad del camino me tuve que parar…. Alguien me observaba.

Mire a todos lados y no pude ver nada. Seguí caminando…

Estaba a doscientos metros del árbol cuando vi de nuevo a la chica del pelo rojo. Me miraba.

Sus ojos eran de color verde intenso, con reflejos rojos…. Eran hermosísimos. Pero muy tristes, su mirada estaba vacía…

Pude ver su boca… una sonrisa maliciosa en los labios de un ángel. Vi como se abrían lentamente…  ¿me está hablando?

Pude leer sus labios

-          S

-          A

-          E

¡¿Que…?! – grite confundido

La chica sonrió y volvió a mirarme….Sentía que me comía con la mirada… que podía destruirme si así lo quisiera.


Sus labios de nuevo me hablaban…

-          As

-          El…

¿¡Pero qué me dices!?…
.
La chica miro hacia arriba, y yo, por instinto hice lo mismo y cuando mire…

Tuve una visión…

El cielo estaba rojo… sus nubes rojas, de un color más oscuro….

Quede exhausto, no creía lo que podía ver… era un infierno. Cuando todo parecía haber terminado, comenzó a llover… sangre.

La sangre cubría todo el colegio, miraba todo cuanto me rodeaba cuando me di cuenta de que, el suelo, estaba lleno de fetos humanos. Cerré los ojos fuertemente mientras gritaba… esto no es real, esto no es real, esto no es real…

Abrí los ojos y volví a mirar a la chica… esta ya no  estaba…. Pero en mi mente quedaría grabada esa sonrisa maliciosa, esos ojos penetrantes y sin vida, ese cielo rojo, mi escuela cubierta de sangre y a mis pies… ese mar de cadáveres.

                                                                  Fin del capitulo uno.

El árbol rojo: Prologo y capitulo uno. Por Tyr-valhalla.




jueves, 9 de febrero de 2012

Tic Tac...

Qué gran corazón, que hermoso latir, tic tac, música para mí.

Tic tac, late, late, late para mi, déjame escucharlo, bríndame su canto, ¡dámelo! Seré egoísta, para mí hasta el fin, tic tac, no pares de latir, tic tac, siempre para mi…

¡Tic tac! Bombea el néctar que fluye para mi, siente mi fuego ¿Escucha mi ritmo? ¿Lo oyes?...Déjame que juegue con el tuyo… ¡Más rápido! Late conmigo, déjate llevar… No pares de sentir… No pares de latir, sigue latiendo… Para mí. 


(Se lo dedico al deseo...) Por Tyr-Valhalla 09/02/12

Enterrando un cuento de...¿hadas?

La última vez, esta es la última vez…

Te enterrare de una vez, con todos los propósitos que ofrecí, con todo lo que otorgue…

Te enterrare de una vez, en tierra nueva, fuerte… Impenetrable para ti, prohibida para mí….

Nunca más de esa agua beberé, estas podrida, estancada, pudre al que quieras…. ¿Pero a mí? Me dejas…

Tu sangre esta maldita… Creada a partir de una relación prohibida, nada bueno puede salir de esas agrietadas venas… Son cañerías, de aguas negras…

Tu mirada envenena, mata a aquel que cae en ella… Es como la red de la araña, que atrapa a su presa…. En fin...Que eres mal, de esas de verdad, estas enfermas de maldad, eres como las brujas en los cuentos hadas, que hacen lo imposible para chafar al príncipe y a su princesa...

Deja tu maldad, quema tu cuento, tíralo al mar… No revivas mi historia, con otra persona.


Por Tyr-valhalla 08/02/12


piedras en el camino...

Otra piedra en el camino, Caminas, tropiezas, sospechas.

Otra vez la misma piedra, con esta ya he caído, otra vez aquí, entorpeciéndome el camino.

La piedra siempre estará ahí, molestando el paso… Cógela , y así no tropiezas.

Fúndete conmigo y déjame en paz, pero no vuelvas cada vez que te vas…


Por Tyr-valhalla 07/02/12

Tu rencor...

Sé que existe el rencor, en ti lo he notado… Lo vi en tus ojos, en su reflejo, lo viví con fuerza en cada sueño.

Sé que existe el  rencor, lo sentí en tus besos… En un abrazo, sembrado en tu cuerpo… Lo sentí crecer, volverse fuego, lo sentí en mí, eternamente ardiendo.

Sé que existe el rencor, lo siento en el pecho, latiendo, odiando, rompiendo, desgarrando por dentro, destruyendo el recuerdo, otorgándome el olvido, dándome el poder para combatir tu juego.

Sé que existe el rencor, pero… Yo, ya no lo siento.

Hay paz en mi interior, oigo de nuevo esa canción, vivo con ilusión, lo doy todo cada día, me esfuerzo por avanzar a la más alta cima, pero voy a dejar de hablar y decirte una gran verdad….

No soy listo, ni un bombón, ninguna cualidad que resalte, alguien común, del monto… pero tengo corazón y siento que tu hayas perdido el tuyo en algún rincón, la vida te golpeara, si no te sinceras contigo…

Yo me interese por  ti, me gustaste, te quise de verdad…Y con tus hilos me pagaste….

Espero que seas lista y no tengas mas victimas… Deja que tus hilos descansen con el rencor en ese rincón donde perdiste tu corazón…

Deja los hilos… Vive con ilusión y cúrate de ese rencor.

Por Tyr-valhalla --/--/--




lunes, 6 de febrero de 2012

Danza de destinos

Ahora lo veo, todo está claro, todo está nítido … es el tiempo de los cambios… se nota algo extraño… la danza de destinos se abre paso…

Los pétalos de la flor marchitaron, perdiendo el color, dando paso a un oscuro proceso, un nuevo nacimiento…
.
Ya e caído en este agujero, y no volveré a hacerlo… tus ojos me están mirando… los busco pero no los encuentro... pero sé que están ahí… al acecho, esperando el momento.

 Mis heridas sangraban recuerdos, el dolor es familiar… la danza de destinos abre sus puertas, dejándome entrar.

Comienza la función, veo caras conocidas, me sonríen… otras, sombras grises, que miran fijas…

Vuestras sonrisas, hacen brillas a este mundo lleno de maldad, hacen que cambie esta pésima realidad.…

La mente se llena de palabras, ideas, no… una oleada de ideas, todas me visitas… me gritan, gritan lo que ya se, lo que debí hacer…



Ahora es momento de escoger mi destino, así se ha decidido, no dejare que nadie guie mis pasos, borre mis huellas, o juegue con ellas, no guiara mi destino…

Sombras grises que miráis fijas, alejaos de mi…podéis quemaros… pues mi fuego ya no es de los mansos…

Danza de destinos gracias por avisarme de los fallos cometidos, gracias por dejarme ver que hay esperanza en este camino.

Por Tyr-valhalla 06/02/12

domingo, 5 de febrero de 2012

Dadme vuestro don...(1)

En esta sección quiero mostraros lo que me inspira, los grupos, artistas, canciones, discos, películas, libros, escritores, fotografías, ilustraciones, filósofos... pensamientos... de todo un poco vamos, todo lo que me inspira.

Aquí dejo la portada de uno de los singles de mi grupo preferido Dir en grey y sin duda uno de los que mas me inspiran a la hora de escribir. Si lo deseáis podéis echarle un ojo a sus trabajos... Os aseguro que no os decepcionarán.


Por Tyr-Valhalla 05/02/12

sábado, 4 de febrero de 2012

Trocitos de cielo

Qué hermoso lugar el que me conceden tus versos… Es un cielo hermoso, cuidado con esmero… Precioso lugar para estar contigo, para vivir mis fantasía, sentir tu poesía, vivir nuestro momento y para brinda en la copa por este sueño.

Déjame perderme en tu cuerpo,  pretendo robarte todos y cada uno de tus besos, siento el egoísmo, pero es lo que deseo…  Déjame quedarme en tu cuerpo, que brindemos por ello, déjame otorgarte estos trocitos de cielo… Sé que no es mucho, que es poco lo que tengo… Pero solo lo mereces tu, en todo momento.


Por Tyr-valhalla 04/02/12



delirios de la noche (1): Confesiones de un extraño...

Delirios de la noche, es una sección de relatos, poesías, pensamientos que escribo cuando el enemigo alcohol hace efecto... 

Hoy de madrugada escribí algo, muy extraño... así que abro sección con esto.

Confesiones de un extraño:

Dosis de dolor, ahora las siento, están a dentro...

El dolor se acentúa, mi cuerpo desgasta, arremete contra él, intentando ganar la batalla contra su poder...

La viva duele, no es eterna, duele y se hace ver... 

Puedo ver vuestros moribundos rostros sobre mí, llevándome a morir...

La ultima esencia de vida se va con vuestras tonterías... respirando muerte se hacen fuertes, mi mente protesta, grita y grita, dando más pena, se cansa de la vida...se tensa, pronto morirá cuerpo y mente, en esta espiral de pena....

Muerte, espérate, enamórame, hazme reír, ¡mátame! déjame vivir... haz de mi cuerpo tu siervo y eslavo, llévame de aquí... déjame morir en la penumbra de tus brazos...déjame sufrir tu amor... ¡Déjame morir!


Por Tyr-Valhalla 04/02/12

jueves, 2 de febrero de 2012

Pérdida y traición

Lamento su pérdida… no lo niego, pero no me apena, es más, me da lo mismo… si andas bien, si te va mal, me es dispensable, me da igual…
Me da igual lo que tengas, el que haces, él como estas…todo me da igual, es lo que te has ganado por ser tan descuidado, es lo que te has ganado por no hacerme caso…

``escucha lo que digo y deja de hablar, traidor…´´

Todos recogemos lo que sembramos, yo tendré lo mío… no soy un santo, se que el mal que en pasado cometí… me será devuelto, todo para mi…
Pero el mal que tú me has hecho, acabara contigo, destrozando lo incierto… tu alma será para los perro, irá al infierno… Traidor, tu iras al infierno, pero ni eso me importa, es lo que te has ganado por ser tan descuidado, por nunca hacerme caso…


La vida ha cambiado, ahora eres feliz… y aunque me da igual, aunque no me importes nada… haré la acción buena del día e intentare alegrarme por ti.

Por Tyr-valhalla 03/01/12